El poder de la paz interior-¡Basta ya de Bullying y mobbing!

Estándar

Por Auxiliadora Rodríguez Suárez

 

Cuando llegas a la madurez a través de los años y el sufrimiento, los obstáculos, las luchas diarias, las derrotas, el fracaso, el dolor físico y emocional o psicológico que la vida nos trae a veces con las circunstancias que nos toca vivir, es un gran éxito sobrevivir a todo ello y llegar a conocerte mejor y a estar en paz contigo mismo. Hablo de una armonía interior que te hace pensar con claridad, saber dónde estás, quién eres de verdad, sentir intensamente la vida en sus pequeñas y grandes cosas, amar a los que te aman y a los que aprecias, vives y dejas vivir, coexistes en paz, con respeto, tolerancia y educación hacia todos los seres.

 

Sin embargo, si eres un ser de la luz, iluminado por el poder de la bondad, del corazón, del alma, de los buenos sentimientos, de los buenos deseos a los demás, de la felicidad interior, de la compasión, del amor, tu luz puede estorbar y molestar a los que viven en la oscuridad. Ese brillo con el que destacas y que has ganado limpiamente en las batallas de la vida puede verse enturbiado por las malas acciones, las malas palabras y la maldad de los demás.

 

El ser humano intenta destruir a sus semejantes con ataques sociales, persecuciones, guerras, discordias y sembrando chismes o tormentas en las vidas de otras personas. Esas personas, sin duda, necesitan ayuda, pues viven en las sombras, en la infelicidad, en lo turbio de este oscuro mundo, en el fango, y, no quieren salir de ahí, quizás por ignorancia, porque no conocen otra cosa, por fanatismo, porque su inteligencia no les lleva más lejos, porque su incultura es la pobreza moral, porque su naturaleza no está limpia de esas malas energías, que quieren, peligrosamente, contagiar a otros. Ellos querrán arrastrarte a su locura, al fango en el que viven y verter basura sobre ti y tu vida, para que formes parte de un sistema podrido y perdido en el que están sumergidos. No son capaces de ver luz y, dentro de la oscuridad de sus vidas, cualquier brillo en esa prisión les molesta e incordia.

 

A veces, logran perturbar nuestras vidas esas personas con el alma dolorida, amargada, perdida, sin darse cuenta que con ello no consiguen mejorar sus vidas, sino empobrecer la de todos y aunque su beneficio sea instantáneo, necesitarán seguir haciéndolo y atormentando a más y más y a ti de forma repetitiva, para sentir la gratificación del éxito conseguido, en su equivocada forma de ver la vida, pero eso solo les retroalimenta en esa realidad de la que no saben salir, como un continuo círculo vicioso.

 

Algunos logran salir de la oscuridad de este mundo y recuperarse y logran cambiar. Algunos, incluso, fuimos contagiados y el poder de la maduración, del tiempo, de la fortaleza interior, de la resiliencia, nos devolvió la salud que perdimos y volvimos a ser nosotros mismos, tras muchos años en los que esos pobres infelices nos sumieron en su oscuridad y su porquería mental. Se puede lograr salir de ahí. Podemos curarnos, volver a amarnos, pues lo primero que hacen contigo es destruir tu autoconfianza y tu autoestima, dañar tu imagen y tu reputación social, para aislarte, hacerte sentir impotente, hacerte perder el Norte y sumirte en la tristeza más absoluta y la soledad, porque saben que nadie te creerá. No te podías defender, pero renaces una y otra vez, fastidiando sus planes.

 

A eso hoy digo para siempre: ¡NUNCA JAMÁS! ¡NO LO PERMITIRÉ! ¡NO VOLVERÁ A PASAR!

 

Las mentiras y falsedades y la porquería vertidas sobre ti pueden hacer mucho daño, pero no son eternas y, tarde o temprano, se descubre la verdad; aunque estos seres oscuros querrán seguir manteniéndote entre sus garras, bajo su poder, en su oscuridad, y querrán volverte a atrapar una y otra vez en sus continuas trampas. Eso convierte tu vida en una lucha continua entre el Bien y el Mal, entre la Luz y la Oscuridad. Te conviertes en un guerrero por la justicia y la verdad, por la coherencia, por la paz, por la armonía, por todo lo bueno que anida en ti, frente a todo lo malo que cubre el mundo y a esos otros. A veces desfalleces, te desalientas, pero siempre te mantienes fuerte y sales a flote, porque lo que no te mata te hace más fuerte.

 

Te has ganado tu paz interior y tu fortaleza y será muy difícil conseguir derrotarte de nuevo. El sabio camina sereno hacia los retos y obstáculos, porque sabe que si fracasa, puede superarlo mañana y conseguir triunfar otro día.

 

PAZ PARA TODOS.

 

En Las Palmas de Gran Canaria, a 27 de diciembre de 2016.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s