DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS

Estándar

¿POR QUÉ HAY NECESIDAD DE QUE EXISTAN LOS DERECHOS HUMANOS UNIVERSALES?

Auxiliadora Rodríguez Suárez

 

No son obligaciones de los ciudadanos, son la reserva, la protección ante las injusticias, ante la maldad de este loco mundo, y son Universales, porque hoy día, no siempre ha sido así, todos somos considerados seres humanos, hasta los personajes más malvados, que hacen de la Justicia un circo a veces y con dinero la usan en su beneficio.

         Si el mundo fuera verdaderamente justo no se necesitaría salvaguardar los derechos de todo hombre, mujer, niño que existe en este planeta.

         Aunque a algunos jóvenes y personas no letradas les cueste creerlo, esta Declaración Universal de los Derechos Humanos, este reconocimiento a la Humanidad en toda su libertad, respeto, tolerancia, no siempre ha existido y, por desgracia, hoy día se vulnera todos los días en todas las partes del planeta. Un planeta de 7000 millones de personas, donde conviven todo tipo de condiciones: ricos, pobres, delincuentes, mafias, clases sociales de diferentes niveles, personas buenas y malas, personas solidarias, organismos de diversa índole nacional e internacional, encargados supuestamente de la seguridad de la mayoría, por el bienestar común.

         ¿Qué sucedió para que unos hombres tuvieran que ponerse de acuerdo para que esta Declaración, supuestamente a respetar en todo el planeta, fuera elaborada?

         Como siempre, el ser humano en sus intentos de someter y destruir a sus semejantes, por intereses económicos, envidias, y sobre todo poder, enfrentó a todo el planeta a una catástrofe de consecuencias gravemente dramáticas, que hoy día podrían llegar a repetirse y que en parte según algunos pensamos ya se está produciendo. Las guerras, ese mal endémico, desde que el hombre se organizó socialmente; los enfrentamientos entre grupos diferentes por los mejores territorios y recursos y los líderes nocivos y tiránicos en tiempos de crisis llevaron tras una Primera Guerra Mundial, a la devastadora y trágica Segunda Guerra Mundial donde millones y millones de personas perecieron en todo el orbe terrestre, entre ellos, por el famoso exterminio nazi que eliminaba a la gente por su origen, raza, orientación, discapacidad, etc., sin distinguir entre niños y adultos o nonatos.

         Contrariamente a lo que se pudiera pensar el mundo ha seguido sumido en guerras y las injusticias y la criminalidad son males endémicos de nuestras sociedades tan desiguales. Y muchos huyen de ellas buscando su salvación en tierras más seguras.

         Tras la Segunda Guerra Mundial se crearon organismos internacionales como la Sociedad de las Naciones Unidas y la OTAN, entre otras, esas en el bloque occidental. Aún el mundo sigue dividido entre las dos facciones, el Este y el Oeste, tras una larga Guerra Fría, que casi nos sume en un Holocausto nuclear. Era obvio que la necesidad fue la que derivó en este famoso documento que hoy tratamos aquí, y que los gobiernos siguen vulnerando a diario, los delincuentes, y demás entes malvados del mundo. La eterna lucha del ser humano entre el Bien y el Mal, que, tanto vemos reflejada en libros y películas de todo tipo, es una realidad en la humanidad.

         Pero, ¿en qué consiste la Declaración Universal de los Derechos Humanos? Bien, fue la Resolución 217 A (III), el 10 de diciembre de 1948 en París; en ésta se recogen en sus 30 artículos los derechos humanos considerados básicos, a partir de la carta de San Francisco (26 de junio de 1945) Así se la reconoce legalmente. Un acuerdo tácito firmado por las Naciones Unidas, cuya labor humanitaria en los sitios de guerra, aún es necesaria lamentablemente.

En numerosas convenciones, declaraciones y resoluciones internacionales de derechos humanos se han reiterado los principios básicos de derechos humanos enunciados por primera vez en la Declaración Universal de Derechos Humanos, como su universalidad, interdependencia e indivisibilidad, la igualdad y la no discriminación, y el hecho de que los derechos humanos vienen acompañados de derechos y obligaciones por parte de los responsables y los titulares de éstos. En la actualidad, todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas han ratificado al menos uno de los nueve tratados internacionales básicos de derechos humanos, y el 80 % de ellos ha ratificado al menos cuatro de ellos, lo que constituye una expresión concreta de la universalidad de la DUDH y del conjunto de los derechos humanos internacionales.

FUENTE: ONU, Fundamento de las normas internacionales de derechos humanos.

 

A veces me pregunto si es la naturaleza humana la que necesita un cambio. Sinceramente, creo que sí, que si fuéramos menos egoístas e individualistas, más tolerantes y respetuosos, el mundo vivirá más en paz, pero no hay más que ver los cotilleos en los barrios entre los vecinos o bien los programas y realitys de televisión para darnos cuenta de la triste realidad. El mundo sufre una grave crisis de valores.

         Esos derechos son básicos e imprescindibles para todo ser humano y para tener una vida digna y voy a citarlos para que quede constancia aquí y queden claros para quiénes nunca hayan consultado el documento con una imagen resumida clarificadora:

los-derechos-humanos-9-728

 

Ahora nos enfrentamos a una posible Tercera Guerra Mundial y el mundo necesita más que nunca estos derechos, que deben cumplir como obligaciones hacia los otros los gobiernos, organismos y las personas o ciudadanos.

En Las Palmas de Gran Canaria, a 19 de octubre de 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s