CUANDO ERES POBRE PERO BRILLANTE

Estándar

CUANDO ERES POBRE PERO BRILLANTE

A veces me siento tan sola y frustrada como Van Gogh. Sí, ese pionero del que hoy día otros venden sus obras a cambio de millones de dólares, entre las más valoradas y caras de la Historia del Arte. Ese que se volvió loco y se cortó una oreja y se la envió a su hermano. Sí, Van Gogh y yo tenemos cosas en común: somos pobres, o él lo fue, estuvo en la verdadera miseria. Por suerte, yo me quiero y amo mucho a mí misma y nunca atentaría contra mí y la verdad que soy prácticamente inofensiva, siempre positiva, amable, educada, solidaria, generosa y bondadosa con los demás, simplemente porque soy así naturalmente, no lo finjo como muchos.

            Como él, no estoy siempre feliz. Suelo estar sola, pues éstos son malos tiempos. Él se refugiaba en sus pinturas y yo en mis obras literarias o ensayísticas o históricas. Sí, somos pobres, ¿pero qué? Siempre hay un pero. La vanguardia, el estar adelantado a tu tiempo, el pensamiento divergente, las buenas habilidades y talento no siempre van acompañados de dinero ni de éxito, en muchas ocasiones, por la incomprensión, odio, menosprecio, aislamiento social al diferente. Sé lo que él sentía, frustrado por solo vender una pintura en toda su vida.

Al igual que la mayoría de españoles sé lo que no es llegar a final de mes, lo que es tener un contrato basura, hasta trabajar 6 horas y media por 400 tristes euros en trabajos duros y peligrosos y mal reconocidos. Al igual que muchos, he ganado solo 600 euros y he tenido que ajustarme a un presupuesto privándome de muchas cosas, de ocio, de conciertos que me hacían ilusión, de la cuota del gym, para pagar mis gastos fundamentales, mi comida, mi teléfono, el transporte, y además, con ese poco dinero ahorrar para los largos periodos de paro crónico y ostracismo laboral, hasta en época de bonanza económica, antes de esta crisis. Sé lo que es trabajar de cualquier cosa y que te despidan sin merecer tal trato, solo por no cumplir unos objetivos. Y también sé, señores diputados, lo que cuesta un café en la calle y lo que es no tener un solo euro en el bolsillo para tomarme uno al día. Sé lo que es pasar estrecheces, miserias, hambre, el ser considerado nadie y ser ninguneado y expulsado de la sociedad. ¿Quieren más ejemplos? Yo no soy cualquier ciudadana: soy licenciada, tengo casi el doctorado terminado, tengo máster, posgrado casi y miles de cursos y experiencias laborales de todo tipo, pues no se me caen los anillos, durante más de 18 años. Trabajaba desde los 21 años y sé lo que es la mucha precariedad e injusticia con los pobres de este país, sé lo que sienten y lo que sufren. Tanto talento y futuro desperdiciado para no haber cotizado más que un año y medio en toda mi vida. Por no tener otra cosa a la que atenerte, por aceptar lo poco que querían darte, sus migajas y porque muchos trabajamos en condiciones precarias, somos becarios muchos años y no se nos valora como realmente merecemos ni se nos retribuye acorde a nuestra titulación y valía personal ni cotizamos. No es de extrañar que miles de jóvenes talentosos del país hayan buscado trabajo fuera y algunos hasta estén malviviendo o pasando muchos sacrificios para sobrevivir, porque eso es mejor que no tener derecho a nada en el paro durante 6 años, sin ingresos y vivir de la caridad de tus padres pensionistas y tu hermana que se mata a trabajar diariamente sin descanso más de 12 horas, en un trabajo duro, que nos mantiene y sustenta a todos.

            Sé lo que es sufrir que a tu padre le despidan cuando ya solo le quedaban dos años para retirarse del trabajo y sé las trampas y abusos de la patronal en estos casos. Vivimos mucha escasez y mi padre perdía la salud sacando constantemente cuentas con un excell que él mismo aprendió a hacer solito y usar sin ayuda de nadie y ¡tan bien que lo hace!, para ahorrar todo lo posible. Pidiendo ayuda a los familiares. A veces te sorprenden y todo.

            También sé lo que es que el gobierno abuse de sus poderes para someterte y mantenerte bajo su yugo cruel y te impidan prosperar en la vida. Sé lo que es buscar activamente empleo y acudir al paro, que solo parece necesitarme y quererme para hacer muchos más cursos, cuando las empresas no quieren más que una página de currículum, exigen mucho para pagar poco, pero tu cv no debe pesar más que el de ellos. ¿En qué quedamos? ¿Tenemos que ser eternos estudiantes y nunca maestros ni trabajadores? ¿Quién sostendrá las pensiones si el gobierno no hace nada para emplear y mejorar el empleo de las muchas personas que vivimos en precario y trabajamos en las peores condiciones?

            ¿Y ahora qué? Otro curso más terminado con mucho sacrificio, pues llevo más de cuatro años haciendo cursos intentado reinventarme y cambiar mi vida para mejor y mi futuro y sigo siendo como el pobre Van Gogh. ¿De verdad que el esfuerzo y el sacrificio es la clave del éxito? ¿O es el enchufe el que tiene superpoderes en este país? Actualmente no tengo nada de cash, ni un solo euro en efectivo ni en mi cartera ni en mi monedero, no tengo más que unos euros en el banco para pagar mi móvil y nunca salgo, cuido de mis padres ya mayores y enfermos, y mi único triste consuelo es ir a la peluquería a hacerme el bigote y las cejas porque ya no tengo para más. Endeudados hasta las cejas, en situación crítica y malviviendo cada mes, día a día, sin perder la generosidad, porque quién menos tiene es el que más da.

¿De verdad creen estar preparados para comprender y dirigir un país cuya situación de la mayoría social es ésta? ¿Y después qué? El miserable y conocido: ¡Que se jodan! O el típico burletero: ¡Loser people! ¡Perdedores! La burla cruel y el escarnio público y el cebarse aún más y abusar más aún del pobre que ha caído en desgracia y que siempre ha sido pobre.

Si no has vivido esto, es que no conoces España ni te importa un carajo. Sobrevivir en la jungla de los pobres no es fácil. En este país solo los ricos viven bien, los pobres pasamos sacrificios y miserias y pena y angustia por no saber si te va a salir el próximo trabajo, si podrás incluso trabajar. La angustia te ahoga diariamente y aún así, jamás nos rendimos, seguimos luchando, afinando los métodos, el ingenio. Porque si eres como Van Gogh no te queda más remedio. Para que a tu muerte, otros se lleven el beneficio de tus obras y ganen millones a costa de tu trabajo: bancos, lobbies, gobiernos, museos, etc.

¡Esto es España, pero, siempre hay un pero, es la España real, no la que ustedes tienen en mente en su burbuja de fantasías y de derroches y de privilegios!

Hoy he escrito esto preocupada por mi futuro y cabreada por tantas injusticias, porque estoy harta de tantas mentiras y promesas y de tanta canallada.

En Las Palmas de Gran Canaria, a 8 de septiembre de 2016.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s