Archivos Mensuales: septiembre 2016

¡NAMASTÉ!

Estándar

¡NAMASTÉ!

Una pareja de enamorados se escapan todas las noches de su poblado para verse. Ella estaba prometida a otro, para su desgracia. El matrimonio de él aún no había sido concertado. Apenas habían comenzado a vivir y ya estaban padeciendo las injusticias de su cultura.

Una noche, de esas oscuras en las que quedaban los amantes para verse sin miradas extrañas, abandonando el lecho de cada uno, en sus casas de adobe, se reunieron junto a la charca donde nacían extrañan flores, entre luciérnagas y ranas croando. Escondidos en la magia de la noche, la Naturaleza les acogía en la maravillosa unión del amor y armonía del Universo. Todo tenía un sentido, una razón y una explicación. Desde siempre existió amor en sus corazones. Ella le miraba cuando eran niños en la escuela, mientras él jugaba con elefantes de madera, tallados por su padre.

Todas las noches rezaban a los dioses que les permitieran amarse libremente, sin esconderse. Solo el Dios de la Noche les hizo caso. Bajo la luz de la leve Luna, casi a oscuras, les lanzó un conjuro, les bendijo con amarse hasta la eternidad, arriba en el firmamento, como dos estrellas y ellos aceptaron, pues ansiaban tanto vivir juntos para siempre. El amor no entiende del tiempo, de las formas, de cuerpos, sino de almas.

Aquella noche subieron como dos estrellas fugaces al cielo y se convirtieron en la pareja inseparable de una estrella mayor, la Estrella Polar, que a todos guiaba al Norte. Arriba titilaban con gran brillo de resplandor alegre y desde entonces lanzaron un mensaje de amor a sus gentes, guiando a los enamorados. ¡Namasté!: se decían entre todos, mientras miraban al cielo en las noches de mayor brillo.

En Las Palmas de Gran Canaria, a 30 de septiembre de 2016.

como-pedir-un-deseo-a-una-estrella-fugaz

CANTO A LA PAZ DEL ALMA

Estándar

CANTO A LA PAZ DEL ALMA
Que la belleza de la paz se instale en mi corazón, que descanse de tanto sufrimiento y dolor, que el tiempo me haga justicia y la vida me llegue a comprender algún día, que los dioses me perdonen mis faltas, que los sabios me recuerden con afecto. Que algún día la vida me recompense por tanto bien hecho, porque ya me ha castigado en exceso por mis tormentas. Que a todos se les ilumine en sus almas la luz de la bondad, de la comprensión, del amor hacia el prójimo, que sean honestos consigo mismos, que el mundo deje de ser tan cruel y dejemos todos de hacernos tanto daño y que todos muramos con la conciencia en paz y nos llevemos al universo todo lo bueno que hicimos en vida y dejemos en la tierra todo lo malo. Que la dicha de la felicidad te haga feliz mientras vivas y que te recuerden con el amor que le debemos a nuestros antepasados por darnos la gracia de la vida. Cruel y generosa a la vez. Bailen las almas en paz y en armonía por el concierto de la vida.

En Las Palmas de Gran Canaria, a 21 de septiembre de 2016.

De las mejores BSO. de series que he escuchado y de las más bellas. Me inspira, me da paz interior.

 

CUANDO ERES POBRE PERO BRILLANTE

Estándar

CUANDO ERES POBRE PERO BRILLANTE

A veces me siento tan sola y frustrada como Van Gogh. Sí, ese pionero del que hoy día otros venden sus obras a cambio de millones de dólares, entre las más valoradas y caras de la Historia del Arte. Ese que se volvió loco y se cortó una oreja y se la envió a su hermano. Sí, Van Gogh y yo tenemos cosas en común: somos pobres, o él lo fue, estuvo en la verdadera miseria. Por suerte, yo me quiero y amo mucho a mí misma y nunca atentaría contra mí y la verdad que soy prácticamente inofensiva, siempre positiva, amable, educada, solidaria, generosa y bondadosa con los demás, simplemente porque soy así naturalmente, no lo finjo como muchos.

            Como él, no estoy siempre feliz. Suelo estar sola, pues éstos son malos tiempos. Él se refugiaba en sus pinturas y yo en mis obras literarias o ensayísticas o históricas. Sí, somos pobres, ¿pero qué? Siempre hay un pero. La vanguardia, el estar adelantado a tu tiempo, el pensamiento divergente, las buenas habilidades y talento no siempre van acompañados de dinero ni de éxito, en muchas ocasiones, por la incomprensión, odio, menosprecio, aislamiento social al diferente. Sé lo que él sentía, frustrado por solo vender una pintura en toda su vida.

Al igual que la mayoría de españoles sé lo que no es llegar a final de mes, lo que es tener un contrato basura, hasta trabajar 6 horas y media por 400 tristes euros en trabajos duros y peligrosos y mal reconocidos. Al igual que muchos, he ganado solo 600 euros y he tenido que ajustarme a un presupuesto privándome de muchas cosas, de ocio, de conciertos que me hacían ilusión, de la cuota del gym, para pagar mis gastos fundamentales, mi comida, mi teléfono, el transporte, y además, con ese poco dinero ahorrar para los largos periodos de paro crónico y ostracismo laboral, hasta en época de bonanza económica, antes de esta crisis. Sé lo que es trabajar de cualquier cosa y que te despidan sin merecer tal trato, solo por no cumplir unos objetivos. Y también sé, señores diputados, lo que cuesta un café en la calle y lo que es no tener un solo euro en el bolsillo para tomarme uno al día. Sé lo que es pasar estrecheces, miserias, hambre, el ser considerado nadie y ser ninguneado y expulsado de la sociedad. ¿Quieren más ejemplos? Yo no soy cualquier ciudadana: soy licenciada, tengo casi el doctorado terminado, tengo máster, posgrado casi y miles de cursos y experiencias laborales de todo tipo, pues no se me caen los anillos, durante más de 18 años. Trabajaba desde los 21 años y sé lo que es la mucha precariedad e injusticia con los pobres de este país, sé lo que sienten y lo que sufren. Tanto talento y futuro desperdiciado para no haber cotizado más que un año y medio en toda mi vida. Por no tener otra cosa a la que atenerte, por aceptar lo poco que querían darte, sus migajas y porque muchos trabajamos en condiciones precarias, somos becarios muchos años y no se nos valora como realmente merecemos ni se nos retribuye acorde a nuestra titulación y valía personal ni cotizamos. No es de extrañar que miles de jóvenes talentosos del país hayan buscado trabajo fuera y algunos hasta estén malviviendo o pasando muchos sacrificios para sobrevivir, porque eso es mejor que no tener derecho a nada en el paro durante 6 años, sin ingresos y vivir de la caridad de tus padres pensionistas y tu hermana que se mata a trabajar diariamente sin descanso más de 12 horas, en un trabajo duro, que nos mantiene y sustenta a todos.

            Sé lo que es sufrir que a tu padre le despidan cuando ya solo le quedaban dos años para retirarse del trabajo y sé las trampas y abusos de la patronal en estos casos. Vivimos mucha escasez y mi padre perdía la salud sacando constantemente cuentas con un excell que él mismo aprendió a hacer solito y usar sin ayuda de nadie y ¡tan bien que lo hace!, para ahorrar todo lo posible. Pidiendo ayuda a los familiares. A veces te sorprenden y todo.

            También sé lo que es que el gobierno abuse de sus poderes para someterte y mantenerte bajo su yugo cruel y te impidan prosperar en la vida. Sé lo que es buscar activamente empleo y acudir al paro, que solo parece necesitarme y quererme para hacer muchos más cursos, cuando las empresas no quieren más que una página de currículum, exigen mucho para pagar poco, pero tu cv no debe pesar más que el de ellos. ¿En qué quedamos? ¿Tenemos que ser eternos estudiantes y nunca maestros ni trabajadores? ¿Quién sostendrá las pensiones si el gobierno no hace nada para emplear y mejorar el empleo de las muchas personas que vivimos en precario y trabajamos en las peores condiciones?

            ¿Y ahora qué? Otro curso más terminado con mucho sacrificio, pues llevo más de cuatro años haciendo cursos intentado reinventarme y cambiar mi vida para mejor y mi futuro y sigo siendo como el pobre Van Gogh. ¿De verdad que el esfuerzo y el sacrificio es la clave del éxito? ¿O es el enchufe el que tiene superpoderes en este país? Actualmente no tengo nada de cash, ni un solo euro en efectivo ni en mi cartera ni en mi monedero, no tengo más que unos euros en el banco para pagar mi móvil y nunca salgo, cuido de mis padres ya mayores y enfermos, y mi único triste consuelo es ir a la peluquería a hacerme el bigote y las cejas porque ya no tengo para más. Endeudados hasta las cejas, en situación crítica y malviviendo cada mes, día a día, sin perder la generosidad, porque quién menos tiene es el que más da.

¿De verdad creen estar preparados para comprender y dirigir un país cuya situación de la mayoría social es ésta? ¿Y después qué? El miserable y conocido: ¡Que se jodan! O el típico burletero: ¡Loser people! ¡Perdedores! La burla cruel y el escarnio público y el cebarse aún más y abusar más aún del pobre que ha caído en desgracia y que siempre ha sido pobre.

Si no has vivido esto, es que no conoces España ni te importa un carajo. Sobrevivir en la jungla de los pobres no es fácil. En este país solo los ricos viven bien, los pobres pasamos sacrificios y miserias y pena y angustia por no saber si te va a salir el próximo trabajo, si podrás incluso trabajar. La angustia te ahoga diariamente y aún así, jamás nos rendimos, seguimos luchando, afinando los métodos, el ingenio. Porque si eres como Van Gogh no te queda más remedio. Para que a tu muerte, otros se lleven el beneficio de tus obras y ganen millones a costa de tu trabajo: bancos, lobbies, gobiernos, museos, etc.

¡Esto es España, pero, siempre hay un pero, es la España real, no la que ustedes tienen en mente en su burbuja de fantasías y de derroches y de privilegios!

Hoy he escrito esto preocupada por mi futuro y cabreada por tantas injusticias, porque estoy harta de tantas mentiras y promesas y de tanta canallada.

En Las Palmas de Gran Canaria, a 8 de septiembre de 2016.

¿De Prodigios a Ignorantes?.

Estándar
¿De Prodigios a Ignorantes?.

Aa.Cc., LA REBELIÓN DEL TALENTO

NOS QUEDA MUCHO TRABAJO POR DELANTE …

la-verdadera-ignorancia

El pasado lunes, 5 de septiembre, un conocido locutor de radio español comentó en una de las secciones de su programa el caso de un pequeño niño prodigio, Evan Le, que con tan solo 5 años toca, valga la redundancia, prodigiosamente el piano. Con la excusa del pequeño artista, en el programa han formulado la siguiente pregunta: “¿Conoces algún niño prodigio que después no era tan… prodigio?”.

El fondo de la cuestión se centraba en los padres que juzgan a sus hijos como auténticos genios, y los tratan como tales ante el resto de la sociedad. Se perciben a estos padres como ridículos y sujetos a burla y escarnio social… En clave de humor, se burlaban de los clásicos casos de un niño repelente y que “recibía muchas collejas”, pero que a la hora de la verdad son tan “normales” como…

Ver la entrada original 575 palabras más

NATIVE AMERICAN INDIAN PEOPLE

Estándar

NATIVE AMERICAN INDIAN PEOPLE

¡CONCIENCIÁTE! A LA TIERRA LE COSTÓ MILLONES DE AÑOS CONSTRUIR LA VIDA.

NO DESTRUYAS LO QUE TANTO CUESTA Y TAN BARATO SE DESTRUYE.

Luchando sola frente a la tormenta y alimentando al lobo de la luz, frente a la oscuridad de la noche que nos ciega. Las lágrimas las oyen los sordos tras los cantos del viento y el sonido de su violín atormentado y unas voces sagradas que se trasladan más allá de los tiempos.

Dicen que con ellas retorna la inocencia de la humanidad, pero, en realidad, son el mejor ejemplo de sabiduría ancestral de unos pobladores primitivos que caminaban semidesnudos por las praderas y cazaban en tribus y pescaban cerca de un río. El amor yacía en cada roca, prado, o en cada árbol, o tipi del poblado.

Y los niños correteaban y aprendían de los ancianos a ser como los mayores. Su devoción por la Tierra y los espíritus sagrados de la Naturaleza llevaba cientos de años entre ellos y aún sigue ahí. Sus cantos, sus historias, sus anécdotas eran contadas en las reuniones de los guerreros y de toda la tribu en torno a sus fiestas por alguna victoria o una buena caza. Era en los ancianos donde residía la sabiduría ancestral y se transmitía de padres a hijos, y así llega hasta nosotros: que fuimos primero viles conquistadores que expropian lo ajeno y, luego, de nuevo, aprendices y visionarios de otra realidad distinta. Hemos aprendido a escuchar por fin, pero no lo suficiente. Creemos que son salvajes e ignorantes, pero aún nos queda mucho por aprender.

Mientras no escuchemos como estos hombres y mujeres hacían con la Naturaleza, la vida decaerá lentamente, se destruirán bosques, se desecarán lagos y ríos, morirán los mares y sus especies, las tierras caerán bajo sus volcanes y sus miles de temblores, estertores de una VIDA, la Tierra, que muere. Nos lanzan mensajes todos los días y no queremos oír.  Se ahogan, lloran ácidamente sobre nuestras cabezas y no hacemos nada. Somos como aquel tonto que se lanza de cabeza al abismo seguido de otros tontos. Solo un sabio supo verlo hace más de cien años. Un manifiesto de un jefe indio que no todos conocen, en respuesta a una carta de compra de sus tierras que hoy conocerás a través de mi guía:

 

CARTA DEL JEFE INDIO Noah Sealth, 1854

“¿Cómo se puede comprar o vender el firmamento, ni aun el calor de la tierra? Dicha idea nos es desconocida.

Si no somos dueños de la frescura del aire ni del fulgor de las aguas, ¿Como podrán ustedes comprarlos?

Cada parcela de esta tierra es sagrada para mi pueblo. Cada brillante mata de pino, cada grano de arena en las playas, cada gota de rocío en los bosques, cada altozano y hasta el sonido de cada insecto, es sagrada a la memoria y el pasado de mi pueblo. La savia que circula por las venas de los arboles lleva consigo las memorias de los pieles rojas.

Los muertos del hombre blanco olvidan su país de origen cuando emprenden sus paseos entre las estrellas, en cambio nuestros muertos nunca pueden olvidar esta bondadosa tierra puesto que es la madre de los pieles rojas. Somos parte de la tierra y asimismo ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; el venado, el caballo, la gran águila; estos son nuestros hermanos. Las escarpadas peñas, los húmedos prados, el calor del cuerpo del caballo y el hombre, todos pertenecemos a la misma familia.

.

Por todo ello, cuando el Gran Jefe de Washington nos envía el mensaje de que quiere comprar nuestras tierras, nos están pidiendo demasiado. También el Gran Jefe nos dice que nos reservara un lugar en el que podemos vivir confortablemente entre nosotros. El se convertirá en nuestro padre, y nosotros en sus hijos. Por ello consideraremos su oferta de comprar nuestras tierras. Ello no es fácil, ya que esta tierra es sagrada para nosotros.

El agua cristalina que corre por los ríos y arroyuelos no es solamente agua, sino que también representa la sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos tierras, deben recordar que es sagrada, y a la vez deben enseñar a sus hijos que es sagrada y que cada reflejo fantasmagórico en las claras aguas de los lagos cuenta los sucesos y memorias de las vidas de nuestras gentes. El murmullo del agua es la voz del padre de mi padre.

Los ríos son nuestros hermanos y sacian nuestra sed; son portadores de nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben recordar y enseñarles a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos y también los suyos, y por lo tanto, deben tratarlos con la misma dulzura con que se trata a un hermano.

Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestro modo de vida. El no sabe distinguir entre un pedazo de tierra y otro, ya que es un extraño que llega de noche y toma de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermana, sino su enemiga y una vez conquistada sigue su camino, dejando atrás la tumba de sus padres sin importarle. Le secuestra la tierra de sus hijos. Tampoco le importa. Tanto la tumba de sus padres, como el patrimonio de sus hijos son olvidados. Trata a su madre, la Tierra, y a su hermano, el firmamento, como objetos que se compran, se explotan y se venden como ovejas o cuentas de colores. Su apetito devorara la tierra dejando atrás solo un desierto. No se, pero nuestro modo de vida es diferente al de ustedes. La sola vista de sus ciudades apena la vista del piel roja. Pero quizá sea porque el piel roja es un salvaje y no comprende nada.

No existe un lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ni hay sitio donde escuchar cómo se abren las hojas de los árboles en primavera o como aletean los insectos. Pero quizá también esto debe ser porque soy un salvaje que no comprende nada. El ruido parece insultar nuestros oídos. Y, después de todo, ¿Para qué sirve la vida, si el hombre no puede escuchar el grito solitario del chotacabras ni las discusiones nocturnas de las ranas al borde de un estanque? Soy un piel roja y nada entiendo. Nosotros preferimos el suave susurro del viento sobre la superficie de un estanque, así como el olor de ese mismo viento purificado por la lluvia del mediodía o perfumado con aromas de pinos. El aire tiene un valor inestimable para el piel roja, ya que todos los seres comparten un mismo aliento – la bestia, el árbol, el hombre, todos respiramos el mismo aire. El hombre blanco no parece consciente del aire que respira; como un moribundo que agoniza durante muchos días es insensible al hedor. Pero si les vendemos nuestras tierras deben recordar que el aire no es inestimable, que el aire comparte su espíritu con la vida que sostiene. El viento que dio a nuestros abuelos el primer soplo de vida, también recibe sus últimos suspiros. Y si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben conservarlas como cosa aparte y sagrada, como un lugar donde hasta el hombre blanco pueda saborear el viento perfumado por las flores de las praderas. Por ello consideraremos su oferta de comprar nuestras tierras. Si decidimos aceptarla, yo pondré una condición: El hombre blanco debe tratar a los animales de esta tierra como a sus hermanos.

Soy un salvaje y no comprendo otro modo de vida. He visto a miles de búfalos pudriéndose en las praderas, muertos a tiros por el hombre blanco desde un tren en marcha. Soy un salvaje y no comprendo como una maquina humeante puede importar más que el búfalo al que nosotros matamos solo para sobrevivir.

¿Qué sería del hombre sin los animales? Si todos fueran exterminados, el hombre también moriría de una gran soledad espiritual; Porque lo que le sucede a los animales también le sucederá al hombre. Todo va enlazado.

Deben enseñarles a sus hijos que el suelo que pisan son las cenizas de nuestros abuelos. Inculquen a sus hijos que la tierra esta enriquecida con las vidas de nuestros semejantes a fin de que sepan respetarla. Enseñen a sus hijos que nosotros hemos enseñado a los nuestros que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurra a la tierra le ocurriría a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo, se escupen a si mismos.

Esto sabemos: la tierra no pertenece al hombre; el hombre pertenece a la tierra. Esto sabemos. Todo va enlazado, como la sangre que une a una familia. Todo va enlazado.

Todo lo que le ocurra a la tierra, le ocurrirá a los hijos de la tierra. El hombre no tejió la trama de la vida; el es solo un hilo. Lo que hace con la trama se lo hace a si mismo. Ni siquiera el hombre blanco, cuyo Dios pasea y habla con el de amigo a amigo, queda exento del destino común.

Después de todo, quizás seamos hermanos. Ya veremos. Sabemos una cosa que quizá el hombre blanco descubra un día: nuestro Dios es el mismo Dios. Ustedes pueden pensar ahora que El les pertenece lo mismo que desea que nuestras tierras les pertenezcan; pero no es así. El es el Dios de los hombres y su compasión se comparte por igual entre el piel roja y el hombre blanco. Esta tierra tiene un valor inestimable para El y si se daña se provocaría la ira del creador. También los blancos se extinguirán, quizás antes que las demás tribus. Contaminan sus lechos y una noche perecerán ahogados en sus propios residuos. Pero ustedes caminaran hacia su destrucción, rodeados de gloria, inspirados por la fuerza de Dios que los trajo a esta tierra y que por algún designio especial les dio dominio sobre ella y sobre el piel roja. Ese destino es un misterio para nosotros, pues no entendemos por qué se exterminan los búfalos, se doman los caballos salvajes, se saturan los rincones secretos de los bosques con el aliento de tantos hombres y se atiborra el paisaje de las exuberantes colinas con cables parlantes. ¿Dónde está el matorral? Destruido. ¿Dónde está el águila? Desapareció. Termina la vida y empieza la supervivencia.”

The speech of Noah Sealth, anglicized as Chief Seattle, was delivered in Seattle in the autumn of 1854 in response to an address by Isaac Ingalls Stevens, Governor of Washington Territory and the Commissioner of Indian Affairs.

 

Él lo expresó mejor que yo en su día. Sus palabras hablan por mí y mis sentimientos, por los de la humanidad que no quiere que el mundo desaparezca o que empeoren sus condiciones de vida. No olvidemos sus espíritus guías, son sabios. ¿Cuando no quede ya ni una sola triste hoja en la tierra ni agua potable que beber, nos seguirán llamando locos?

 

En Las Palmas de Gran Canaria, a 5 de septiembre de 2016.