Ser o no ser. Post motivacional.

Estándar

Aquello que dijo Shakespeare en su Hamlet de “Ser o no ser. Esa es la cuestión”, es la cuestión que nos planteamos en el mundo moderno. Somos y no somos, intentamos ser algo que no somos muchas veces, y muchos creen que somos lo que realmente nosotros sabemos que no es verdad. Así que la dualidad entre ser o no ser, cual Jano, es la misma cuestión de la existencia y de la realidad de ser un ser social. A menudo nos encontramos con gente que nos cree de una manera, y nos prejuzga, nos etiqueta, nos mira mal, nos critica despiadadamente sin preocuparse en conocernos mejor ni en hacernos sufrir, al contrario se regocijan en tu sufrimiento. Pero, ¿sabes qué? Siempre lo harán. Esa es su naturaleza. Somos seres sociales, seres gregarios, en una gran masa, atrapados por la inercia de un gran grupo, de la sociedad que nos tiraniza y nos quiere repetidos en serie y sin pensar demasiado, solo inmersos en un mundo de colorín y folletines sociales para alimentar los egos y eliminar las propias tristezas y miserias humanas.

Las apariencias siempre engañan, las intuiciones no suelen hacerlo, pero la imaginación es libre, y nos creamos películas en la mente y nos montamos una telenovela, porque así es como vemos el mundo, como una tragicomedia absurda con historias que si fueran ficción nos parecerían inverosímiles, pero la realidad a menudo, por experiencia sé, que supera a la ficción. Y es ahora que me hallo escribiendo lo que fue y lo que es, lo que soy, lo que nunca dejé de ser, lo que alguna vez olvidé o quedó dormido, para luego despertar en la Nueva Primavera de mis años maduros, llegando a la edad en que con mucha más experiencia y más conocimiento, me siento más yo, más cercana, más humana, y más ansiosa por avanzar a mejor, para llegar a formar algún día a una familia, crear un ser que tenga lo mejor de mí y borrar los tristes pasados y las malas historias de mis recuerdos, para pasar páginas y seguir avanzando. Si yo puedo, reinventarme, una y otra vez, seguir luchando, ¿por qué crees que tú no? Si yo puedo, yo puedo, sé que puedo, sé que puedo volver a amar, ser feliz, volver a crear, volver a ilusionarme, ser más fuerte, más auténtica cada día, si yo puedo, ¿por qué tú no? ¿Por qué vives atrapado en esa red de apariencias, de imagen, de entramado social que te coarta, te frustra, te limita, por qué te pones barreras a ti mismo? ¿Sabes qué te digo? No vale la pena, no vale la pena estar acompañado de límites irracionales que te impone una sociedad alienante, porque tú eres capaz de dar más, de ser mejor, de valer mucho más y de brillar por ti mismo sin imitar a nadie, sin cortapisas, siendo bueno, siendo correcto, pero sobre todo siendo tú mismo. Solo el miedo te detiene, solo el qué dirán te impone una falsa apariencia de normalización. No quieres ser distinto, porque sabes que eso conlleva un castigo, pero si no tienes tu propia identidad nunca madurarás, nunca crecerás, nunca brillarás ni triunfarás, porque no estás creyendo en ti ni en tus posibilidades. La clave es esa, creer en que puedes, en que vales mucho, en que sabes pensar por ti mismo, en que somos únicos, porque lo raro, lo diferente, es la novedad. Y eso no te lo puede enseñar nadie más que tú, el camino está en ti y las apariencias son solo una chapa y pintura, una máscara irreal que muchos tienen y que no es verdadera.
No existe cirugía estética ni fórmulas secretas ni matemáticas, solo existe la confianza, la seguridad, la capacidad de cambiar, de evolucionar, de crecer y madurar, de ser de una vez lo que eres, lo que eres tú mismo sin falsedades, sin histrionismos, sin miedos al qué dirán. Siempre, siempre hablarán de ti, asúmelo, siempre. Pero si buscas ser un nuevo Steve Jobs, una nueva estrella empieza a brillar de una vez y no te apagues ni te achiques por lo que los demás dicen que eres o no eres o por lo que puedan pensar, porque ya te lo he dicho, viven en el mundo de las telenovelas. Solo una última cosa, esto no es tarea fácil, no te lo darán todo hecho, no hay caminos cortos, no tendrás tanta suerte, todo lo que requiere ser uno mismo, crecer, brillar, requiere mucho tiempo de cocción y mucho trabajo y esfuerzo, el éxito no solo requiere talento, requiere trabajo duro. Así que si quieres conseguir algo en la vida, lucha duro, trabaja aún más duro y da lo mejor de ti, esa gran fuerza está dentro de cada uno de nosotros. ¡Cree en ti!

En Las Palmas de Gran Canaria, a 17 de mayo de 2015.
creerenti

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s