Pan horneado

Estándar

Pan horneado

Amasó la madre harina y de ella formó una niña. Le dio agua y bebió y la lustró. Levadura añadió para que el pan creciera y así durante años siguió creciendo hasta la edad adulta. Era bonita y bien formada y cuando estuvo bien horneada abrió los ojos a la vida y allí vio muchas cosas bonitas y otras no tan hermosas. El mundo era sabio pero la gente no tanto y eran solo las personas las que lo afeaban a veces. Tuvo amor y también lo contrario pero la niña era buena de corazón y solo los nervios eran sus malos consejeros pues le alteraba la fealdad que veía en los negros corazones de algunas personas. A través de su ventana vio guerras y hambre y muchas injusticias y eso la hacía llorar y estar apenada, pero también vio que las personas más pobres, y más dejadas de la mano de algún dios que de existir estaba algo despistado con ellos, a veces eran las que tenían la mejor sonrisa de todas y se dijo, si ellos pueden sonreír en la adversidad yo no debería sufrir tanto por lo que veo de feo en este mundo. Y la joven fue feliz, consciente del mundo que la rodeaba, de la maldad y fealdad pero también de la belleza que la rodeaban. Porque si ella tenía un corazón hermoso y tierno no podía estar sola en el mundo. Y nunca nunca se sintió sola pues la luz anidaba en ella y en el Universo.

En Las Palmas de Gran Canaria, a 25 de septiembre de 2013.
pan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s