Dura realidad

Estándar

Dura realidad
Hace miles de años surgió un pueblo en una tierra de muchas posibilidades y recursos. Tenían todo lo necesario para subsistir: la agricultura y la ganadería, la minería, la pesca. Todo era difícil, pues dependían del medio y sus circunstancias, pero la vida se facilitó, llegó a un bienestar que tuvo su tope un día. Todo parecía normal, más simple, pero en realidad era más complicado. Su sistema político era complejo y se suponía que pretendía unir más y evitar las diferencias, pero no todo era tan fácil. En un sistema en el que podríamos progresar todos, la vida dependía del capital que acumulaban algunos como urracas. Todo sistema con buenas intenciones se corrompe, se decía Irene, un día en que oyó que ya estaban hartos de comer tanto chorizo. La gente se movilizaba pero no conseguía nada a cambio. No parecía que el sistema funcionara como antes, o eso creían, que funcionaba. El sistema llevaba años corroído por la avaricia y la ambición y por un mundo de egoísmo en el que imperaba como siempre la ley del más fuerte, la ley del más rico, la ley del salvajismo. Solo se unían cuando había que pillar algo, tan listos como eran estos elementos divergentes de la sociedad y cuando había que derribar a gente valiosa pues la envidia era el deporte nacional. Mientras tanto, como en los viejos tiempos, el fútbol y el cotilleo servían para mantener adormecidas y anestesiadas a las mentes cada vez menos pensantes de la sociedad. No hacían nada por ayudar sino por salvarse a ellos mismos, pues el mundo que se había generado era un mundo individualista y apático. Solo unas voces discordantes que eran considerados antisistemas y que por desgracia tenían en algunos casos elementos conflictivos que les desmerecían a ojos de la sociedad se atrevían a intentar luchar por nuestros derechos cada vez más perdidos. El camino hacia la dictadura estaba cerca y la gente no parecía verlo claro, como en Un mundo feliz se acomodaban a la realidad existente intentando sobrevivir, pero cada día todo era más caro, teníamos más miedo y menos derechos y nuestras vidas se complicaban cada vez más.
En las palmas de gran canaria, a 1 de febrero de 2013.
España-en-flores1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s