Un nuevo mundo sin fin

Estándar

Ante agoreros de difícil encaje, oportunistas que quieren sacar provecho de las desgracias o la ingenuidad de la gente, algunos sabíamos que este mundo no acabaría ayer ni hoy, que el Gordo de Navidad volvería a tocarle a alguien y que todo seguiría igual, incluso la gente. En estos tiempos de incertidumbre, de falta de valores y en fechas tan oportunas para mostrar una cara más amable, les comunico que una vez más que el mundo no se ha acabado. Quizá los tiempos cambien, las eras, quizá nos renovemos otra vez, quién sabe. ¿Vendrán nuevas alegrías o nuevas desgracias o un poco de todo? Dulce y amarga es la vida, como las naranjas españolas, que no mecánicas sino más bien comestibles, por eso lo del sabor, al menos es algo que podemos digerir si somos fuertes. Haciendo comparación incomparable con la obra “Un mundo sin fin”, que no sé qué tiene que ver en todo esto más que en el título, podemos decir que las cosas siguen igual, pero aunque jodidos por la realidad no debemos dejar que nos rindan los estandartes de la libertad, de los derechos y de nuestro bienestar.
Estas fechas son de felicidad, son fechas para estar rodeado de amigos y familiares, y si no tenemos esa fortuna, pues la soledad es el mal del Siglo XXI y de los incomprendidos, la compañía propia siempre será la mejor, la más comprensiva, la más amable, la que menos castiga, la más dulce compañera, la que siempre te escucha, la que está activa en tu vida. No debemos olvidar que somos nuestros mejores amigos y que la felicidad depende de nosotros y no de nadie ni de nada, que ante la adversidad podrás flaquear y llorar, pero nunca rendirse ni doblegarse ante la injusta y a veces cruel vida, porque somos tan grandes como queramos ser y no somos como nos quieren imponer. Porque ante la duda eres tú quién decide, porque nadie debe ni puede decidir por ti; elígete, no por egoísmo sino por tener una vida emocional sana y feliz. Quiérete y querrás más a los demás y, si es al contrario, ¿los demás son más que tú y más afortunados?, eso sí, de tenerte como amigo o familiar, pero ante todo, quiérete más porque quizá tú te darás más de lo que nadie nunca te dará, porque tú te alimentas, te proteges, te das cariño y amor y, sobre todo, tú eres quien único te conoces de verdad.
Todo esto es lo que me digo hoy, día en el que me ha tocado el Gordo, o la Gorda de la felicidad propia. Y lo digo con humor y dignidad.
En Las Palmas de Gran Canaria, a 22 de diciembre de 2012.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s