Escribir una novela

Estándar

Escribir una novela

Hace tiempo empecé a escribir. Era algo indeterminado, que escribía a ratos en un curso de informática. No sabía de qué iría el tema, no sabía apenas nada, ni siquiera si tendría personajes, porque no comenzaba así, de esa manera. Solo comenzaba como una evocación poética a la naturaleza y eso se fue convirtiendo poco a poco en un proyecto, pues la imaginación desbordaba sus estancias mientras escribía cada día un poco más. Cada día era para mí una nueva aventura, pues cuando escribía era como si estuviera viviendo cada momento, pero dentro de mí, en mis sueños, despierta, en ese mundo donde la leve línea entre realidad y fantasía se cruzan a veces, pues ambas tienen un poco de la otra. Un día, no muy tarde, supe que la quería escribir y me enganchó como si fuera dulce su sabor, como la miel al rico panal, y a ratos lo cogía y a ratos lo dejaba, pues me evadía de mis realidades cotidianas con pequeños bocados de palabras. Al cabo de los años me desenganché pues la historia se complicaba y otras preocupaciones me tenían más ocupada; la vida se había hecho enorme y no dejaba espacio a la Literatura, comer era más preocupante en el día a día que tener tiempo libre para escribir. La vida del escritor muchas veces debe estar apoyada por otra profesión que la sustente. Solo me atrevía a breves escarceos piráticos que me acercaban otra vez de vez en cuando a ese mundo. Me sublimaba una historia que no me atrevía a terminar pero me dediqué a otros proyectos, otras ilusiones que por falta de tiempo quedaban temporalmente aparcadas. Me dije: será una novela. Pero mi otro proyecto me llamaba más la atención pues sería un libro de mis breves escarceos, que pronto verá la luz.
Apenas tengo tiempo para escribir unas pocas líneas pero la ilusión de poder comunicarme a través de ideas, pensamientos, emociones y sentimientos es más fuerte a veces. Y aquí estoy, escribiendo sobre escribir, que en sí es un arte que no da de comer pero que me permite seguir viviendo cada día más con algo de esperanza en este extraño mundo, a veces injusto y cruel, otras, dulce y maravilloso, como las personas y como las novelas o escritos que podamos construir en nuestros proyectos.

En Las Palmas de Gran Canaria, a 14 de diciembre de 2012.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s