Paz amiga

Estándar

Paz amiga

 

Un mundo en guerra, amigo. Ahmed sabía desde hace años que su vida no sería tranquila. No tuvo sosiego de niño cuando las bombas caían sobre su tejado y alcanzaban las casas cercanas; tampoco lo tuvieron los otros niños del otro lado de la frontera. No era justo, se decía, Ahmed, que vivía en continua tensión sin poder descansar día si o día no. Un día, un joven israelí les dijo a sus vecinos, nosotros les queremos, no les odiamos. No supo qué pensar. A Ahmed le asombró tanta muestra de afecto venida de tan lejos. Perplejo vio cómo otros jóvenes de su tierra respondían ante ese extraño mensaje que se divulgó por el mundo prontamente. Y una extraña camaradería y sensación de paz y armonía inundó sus corazones un día, que llamaron, para la posteridad, la paz amiga.

 

En Las Palmas de Gran Canaria, a 2 de diciembre de 2012.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s