Contigo

Estándar

Contigo

Contigo me sentía en casa;

sentía el hogar dormitando en mi pecho.

La intensidad de mi amor traspasaba paredes

y tú no sabías por qué era así,

porque siempre fui yo,

auténtica, cálida,

como la estufa en un duro invierno.

 

El calorcito que exhalaban nuestros cuerpos

en cada abrazo

hacía único ese momento.

 

Recogida en la habitación,

descansaba tranquila de la dura vida.

Soñaba con un futuro mejor

y todo ocurrió como debía pasar.

 

El tiempo transcurrió,

caminando entre zarzas y

alguna triste flor.

Solo tú iluminaste mi vida

con tus señales

que me comunicaban amor.

 

Ahora el toque de mi sensibilidad

con tus espinas

suena a despedida.

Nada más pude hacer con la realidad

de una relación sin comprensión.

No hubo acuerdo ni trato,

solo un triste adiós

que buscaba un nuevo hola

en otros ojos,

otra ventana que hacía frente a la soledad.

 

En Las Palmas de Gran Canaria, a 23 de noviembre de 2012.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s