Llueve… pero dentro

Estándar

Llueve… pero dentro

 

Llueve, llueve, pero dentro.

Hay tormenta fuera,

pero yo camino bajo la lluvia,

y su agua me inunda y casi me ahoga,

pero nunca, nunca me derrota.

 

Sigue lloviendo, dentro de mí,

y la lágrima aflora a los ojos del alma,

pero nunca deja de brotar el verdor de la planta,

que crece dentro de un alma

como retoño nuevo de mi mañana.

 

Ascampa, y el retoño crece día a día,

lágrima a lágrima,

tormenta tras tormenta,

porque la cuesta de la vida es empinada,

escarpada como la más alta montaña,

pero en el camino hay paradas,

respiras, descansas, hay fallos en la escala,

pero cuando llegas a la cima,

el gozo me embarga

porque una meta más ha sido lograda.

 

En Las Palmas de Gran Canaria, a 2 de octubre de 2012.

Anuncios

»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s