Archivos Mensuales: septiembre 2012

Pesadillas informáticas

Estándar

Pesadillas informáticas

 

Cuando las nuevas preocupaciones diarias se instalan en mi mente bloqueándola, pido SOS a mi mente y cuerpo, y solo un texto rico como éste o un sueño reparador podrían solucionarlas. Y, sin embargo, hasta en mis sueños me persiguen, desatendidas y discos duros, redes y demás bases de datos incomprensibles, nuevos conceptos y mundos por explorar. Y en mi viaje a territorios informáticos no podía faltar mi medio de expresión por excelencia. ¡Qué locura, desazón, si no sé ya qué hacer con tanto conocimiento que me desborda! No por falta de atención tenía que desatender a un Windows y me encontré que el que se despreocupó fue él, diciéndome entre risas, pero si soy tan fácil que hasta los niños de 7 años me entienden, con sus provocativas ventanas en inglés informático y sus constantes pantallazos de puro ejercicio matemático. Y me di la vuelta y ahí estaba Cisco, el cual no tenía el gusto de conocer, pero así le apodaban los entendidos, que entre routers, switch y demás amiguetes, se entretenía y se enredaba en el árbol del conocimiento, que una vez más se movía entre mis sueños. Seguí la pesadilla hasta sus últimas consecuencias y apareció una base de datos de toda mi vida que estaba encadenada a mis recuerdos e indexada con todo un muestrario alfabético de mis experiencias personales y profesionales, así no había quién se perdiera. Por fin desperté entre marcas y algodones, que me llevó a ver el mundo en otro lenguaje, el html, pues aquí está colgada mi experiencia más reciente con la Web. Y mañana, quién sabe dónde estaré y si me orientan laboralmente, que eso espero, para no tener más pesadillas con estos entornos de unos y ceros.

En Las Palmas de Gran Canaria, a 25 de septiembre de 2012.

Anuncios

Futuro

Estándar

Últimamente no tengo tiempo para nada. Entre la diatriba de estudiar y descansar, apenas me queda tiempo para respirar, ni siquiera para estar preocupada por nada más que lo imprescindible. Las cosas podrían ir mejor, es cierto, pero lo cierto es que el futuro se abre paso a bocados y hay que seguirle la pista para no perdernos. No tenemos tiempo para soñar porque el descanso es fundamental para estar activo, no tenemos tiempo para descansar porque te absorben las responsabilidades diarias, un nuevo compromiso contigo mismo y, sin embargo, aún el ritmo es relajado pero la semana se me está haciendo eterna.

Un futuro es difícil de manipular, aunque algunos lo pretendan. Ni siquiera a veces nosotros mismos podemos determinar lo que nos deparará la vida, pues cada día parece ser una sorpresa y los acontecimientos nos llevan por muchos caminos. Podemos dirigirnos hacia un  lado u otro, podemos elegir, pero siempre habrá obstáculos y oposiciones a tus pretensiones que te hagan más difícil la tarea diaria de sobrevivir. No controlamos las acciones de los demás y a veces ni las propias, pues estamos dominados por las emociones, los sentimientos y una parte racional y lógica que nos conduce hacia ciertos caminos y reacciones.

Hoy día miro hacia el futuro con ilusión y optimismo, pese a los inconvenientes, pese a las resistencias, pero tengo una cosa clara, NADIE, nadie repito, me parará ahora y seguiré andando aunque mi pierna me falle y seguiré por mi camino hacia mi futuro. Por muchos obstáculos, reticencias, seguiré evolucionando y aprendiendo y avanzaré hacia un destino que ni siquiera sé cuál será pero ni me importa lo que digan y me opondré a toda reticencia con contundencia y eficacia. Ya no tienen lugar en mi vida ciertas cosas y ciertas personas. Ahora seguiré mi propio camino y no avanzar no es una opción viable. A por ellos.

 

En Las Palmas de Gran Canaria, a 20 de septiembre de 2012.

Pétalos para Mamá

Estándar

Pétalos para Mamá

 

Suave caricia en Primavera,

alegra mi vista con fogonazos de color.

Arquitectura efímera de la Naturaleza,

siempre ella, una flor.

Y sus labios, besucones,

me regalan sonrisas,

cual rosa engalanada para la conquista más difícil.

Ella, hermosa mujer,

la que las muestra en su ventana,

ingenua y amante de la sabia Naturaleza,

te cuida para que más bella seas.

Tu esplendor, cual brillo de estrella,

llega cuando el Sol te toca con su ardor

y la lluvia te riega con su siembra de lágrimas mañaneras.

Pétalo de flor,

que en su mayor amor por una madre,

mostraste tu mejor candor

y si tuvieras un sabor,

seguro que sería dulce

como tu néctar para la abeja.

Ella, cual flor madura, marchita,

aún conserva la antaña jovialidad de quien fue

la más bella flor de un rosal.

En Las Palmas de Gran Canaria, a 10 de septiembre de 2012.

Ballena varada

Estándar

Me indigna, queridos internautas, una noticia que he visto hoy. Un grupo de ballenas varadas, pues una se dirigió a la orilla y las demás la siguieron, me hace pensar que ¿las ballenas se deprimen, que si tienen el sentido del ocaso?, sabedoras como son de que se aproxima la muerte y me pregunto el motivo de por qué toman la decisión de dirigirse hacia ella. Quizás el mundo no esté a la altura de sostenimiento y de un sentido de conservación que tanto necesita y ellas, son conscientes, me gusta pensar en su sabiduría, recordando a la ballena de Jonás, longeva, impresionante,y si perdiéramos esta especie, igual que con las abejas, el mundo no sería el mismo nunca más.

Sin prisas, pero con premura,

cual ballena varada en la arena,

que se aboca al suicidio

tras sufrir el cruel mundo que las extingue y persigue.

 

Fuerza vigorosa,

cumbre de toda montaña,

el mundo agoniza tras milenios de explotación humana.

 

Conmoción, sentimientos de dolor,

miradas a la playa donde descansan.

Buscan auxilio en la costa pues en el mar ya no se hallan.

 

Llueve y muere cada día el mar en su orilla,

como la ballena que da la espalda a esta inmensidad.

No le sirve ya ni el recuerdo de viajes largométricos en el hondo océano.

 

Muere, amiga,

que algunos celebramos tu vida y tememos a thanatos,

no por violento, sino por ser el fin, tu ocaso.

 

El día que nos abandones,

el mundo llorara su culpa con dolor,

pero inconsciente, sin arrepentimiento.

 

En Las Palmas de Gran Canaria, a 2 de septiembre de 2012.